Biopuntura

La Biopuntura es una nueva técnica de medicina natural en la que se que utiliza el uso de agentes Bioterapéuticos para inyectar, con agujas superfinas, en áreas o puntos específicos. Estos productos Bioterapéuticos son productos biológicos, tanto Homeopáticos como derivados de plantas medicinales. La Biopuntura se origina al combinar el uso de bioterapéuticos [ bio-] con acupuntura [-puntura] o puntos reflejos zonales. Así es como se crea el nombre de bio-puntura.

Estos productos biológicos se inyectan principalmente en zonas musculares, tendones y articulaciones, así como también subcutáneamente. De esta forma pueden estimular la curación natural de forma directa y eficiente.

 La estrategia terapéutica de la Biopuntura se relaciona con 2 factores clave ¿qué inyectar? Y ¿dónde inyectar? Ambos factores se individualizan para cada paciente y se adaptan a él en cada sesión, personalizando cada tratamiento. De hecho, el médico especializado en esta técnica, puede llevar a cabo una diversidad enorme de combinaciones, utilizando diferentes productos mezclados o en diferentes puntos.

 

¿Qué productos se utilizan en Biopuntura?

 

Entonces, ¿Qué tipos de productos bioterapéuticos son utilizados? Productos utilizados comúnmente en biopuntura son, por ejemplo, Árnica, Caléndula, Echinacea, Nux vomica y Manzanilla. Árnica es utilizado para hematomas y dolor muscular, Nux vomica es inyectado para problemas digestivos, Ignatia es usada para síntomas relacionados al stress, Echinacea es usado para aumentar el sistema de defensa natural del organismo. Uno también puede inyectar cócteles de productos naturales. Estos cócteles contienen varios productos bioterapéuticos en una ampolla. En la mayoría de los casos, las plantas son diluidas, como en la homeopatía y homotoxicología. Varios de estos productos diluidos son mezclados juntos en una ampolla. Cada ampolla tiene su propia característica terapéutica específica. Traumeel, por ejemplo, es utilizado en inflamaciones y lesiones deportivas.

 

¿Dónde son aplicadas estas inyecciones?

 

La mayoría de la gente -especialmente aquellos que son aprensivos con las inyecciones debido a que pueden haber tenido malas experiencias en su niñez- se sorprenden de lo fácil y rápido que son aplicadas las inyecciones. De hecho, estas inyecciones NO pueden ser comparadas con las inyecciones “corrientes” aplicadas en la medicina convencional. Ellas no son tan dolorosas como una inyección “normal” debido a que la aguja utilizada es muy fina y la cantidad inyectada es muy pequeña. En efecto, se parecen más a unos pequeños pinchacitos como en acupuntura. La mayoría de ellos son aplicados en ó sólo bajo la piel, otros son aplicados en puntos musculares específicos. Uno no suministra las inyecciones arbitrariamente, sino que éstas son administradas en puntos elegidos cuidadosamente. El lugar donde el doctor inyecta el producto es tan importante como el producto mismo. Algunos de estos puntos son puntos detonantes (trigger points), puntos reflejos, o puntos de acupuntura. También son frecuentes las inyecciones en las articulaciones y alrededor de ellas.

Veamos las explicaciones del Dr Jan Kersschot, el cual ha sido el pionero en desarrollar esta técnica a partir de la terapia neural, la Mesoterapia y la acupuntura:

Muchas de estas inyecciones son aplicadas en más de un punto en cada sesión. Por ejemplo, sí su médico quiere trabajar en su hígado, le aplicará alrededor de siete pequeñas inyecciones bajo la piel de su abdomen. Cuando usted tiene dolor en su codo, su médico buscará varios puntos en los músculos de su brazo, e inyectará cada uno de ellos en una sesión. Por lo que en la mayoría de los casos, muchas inyecciones pequeñas son aplicadas en una zona específica (o en varias áreas) del cuerpo en cada sesión.

Sin embargo, hay una desventaja de la cual ud. debe estar conciente. Debido a que los productos utilizados en biopuntura son diluidos, no son tan “fuertes” como la medicación convencional (ej., analgésicos, cortisona), no son tan efectivos en el corto plazo. Esto significa que usted puede necesitar 3 o más sesiones antes de cualquier resultado. Y si usted ha presentado problemas por varios meses o incluso años, involucra buscar causas más profundas y trabajar en estas. Como resultado, usted puede necesitar diez sesiones o incluso más, para sentirse mejor. Cuando usted se da cuenta que éstos productos son productos naturales, que no muestran ningún efecto secundario mayor, usted se motivará a ser más paciente que lo habitual. A largo plazo, sin embargo, los resultados de esta forma de medicina natural son más duraderos, debido a que su médico trata de trabajar a un nivel más profundo. Por ejemplo, estimulando al mecanismo de defensa propio del organismo a realizar las reparaciones necesarias.

 

¿Qué hay sobre la seguridad y eficacia de esta técnica?

 

Está claro que el médico que decide utilizar la biopuntura, siempre la realizará de acuerdo a los últimos estándares técnicos. Eso es su deber como profesional médico. Esto incluye una técnica de inoculación correcta y por supuesto, el uso de material estéril desechable. Lo último significa que la aguja nunca ha estado en contacto con algún otro paciente y que alguna transmisión de enfermedad (ej.: hepatitis, SIDA) es imposible. Esto debería otorgarle a usted confianza en la seguridad de la técnica.

Es verdad que la mayoría de las ampollas sólo tienen bajas concentraciones de extractos de plantas. Como resultado, son excluidos efectos secundarios. Por lo que ese asunto no es razón para preocuparse sobre este tipo de terapia. Adicionalmente, las ampollas usadas en biopuntura son manufacturadas por compañías que pueden garantizar la calidad de producción de sus productos. La mayoría de las ampollas utilizadas para inyectar son fabricadas en Alemania y están sometidas a una regulación y sistema de control de calidad muy estrictos. Los alemanes son famosos por ser estrictos en este tema. En otras palabras, tanto la técnica y los productos igualan los estándares de calidad y seguridad actuales.

El hecho de que la mayoría de las ampollas sólo contengan bajas concentraciones de extractos de plantas, es a menudo una razón por la que los médicos convencionales critican los posibles efectos de estos productos. Pero uno tiene que agregar que los productos utilizados en biopuntura no son diluidos al punto que las ampollas no contengan productos activos. Así que, es más que sólo inyectar agua. Similar a una vacuna para la gripe, sólo son necesarias pequeñas cantidades del producto para estimular el sistema inmunológico. Investigaciones realizadas recientemente en este campo por el Prof. Kirkman (Reino Unido) y el Prof. Heine (Alemania) han entregado nuevas ideas de cómo trabajan estos productos.

Es interesante saber que algunas de estas ampollas han sido probadas en estudios doble ciego controlados y en monitoreo de medicamentos. Esto significa que muchos pacientes han recibido estos productos con buenos resultados antes que usted. La mayoría de los médicos no están enterados de esto, aunque los resultados de estos estudios clínicos han sido informados en revistas para profesionales médicos.

 

Entonces, ¿Cómo funciona la Biopuntura?

 

Su médico inyecta estos productos naturales para estimular su propio sistema de defensa. Ese es el objetivo principal. En otras palabras: el organismo es invitado a comenzar a sanarse solo. En muchos casos, esto es suficiente para tener otra vez al organismo balanceado. Usted puede recibir inyecciones naturales en su cuello para el síndrome del latigazo, en su pecho para bronquitis, en su abdomen para gastroenteritis su rodilla para dolor de articulación y así sucesivamente.

Pero hay más que eso. Las inyecciones locales también pueden ser aplicadas para estimular la circulación sanguínea local y para apoyar los procesos inflamatorios en desarrollo, si ello es lo que parece ser necesario. Esto puede ser muy útil al tratar lesiones deportivas.

Algunos de los productos son diseñados para relajar los músculos. Son usados, por ejemplo, al tratar dolor de cuello y dolor en la parte inferior de la espalda. Incluso dolor en la rodilla o en la región de la cadera puede tener origen muscular y a veces puede ser tratado sin tocar la articulación misma.

Uno también puede enfocarse en el organismo trabajando en el sistema nervioso y el sistema de regulación, (la matriz del organismo). Al trabajar en ese nivel, la biopuntura puede regular realmente los reflejos neurales.

Otro tema importante es la desintoxicación del organismo. Esto literalmente significa “limpiar el organismo”. Todas las toxinas que ha acumulado en su organismo, por ejemplo del medioambiente, de la mala alimentación, o de los medicamentos (ej.: contaminación de antibióticos y esteroides), pueden bloquear su sistema inmunológico de defensa. Estas también pueden interrumpir las respuestas reflejas de su sistema nervioso. Todas estas toxinas en su organismo son la razón por la cual su organismo no está funcionando óptimamente, como lo hacía cuando era más joven. Eliminando todas estas toxinas (ellas son homo toxinas porque son tóxicas para los homo sapiens) es una estrategia importante, especialmente al tratar con enfermedades crónicas. La Biopuntura puede ayudarlo mucho con esto. Algunos productos (llamados productos anti homotóxicos) están diseñados para este propósito: eliminan o neutralizan las homotoxinas en su organismo. Algunos trabajan específicamente en su hígado (Hepar compositum), y otros en sus riñones (Solidago compositum) o en su sistema linfático (Lymphomyosot).

 

¿Cuándo debería mi médico sugerir el uso de la Biopuntura?

 

La Biopuntura no puede curar todos sus problemas médicos. Esta no es una terapia milagrosa. Depende de su médico de cabecera decidir qué puede ser tratado y qué no. Su médico puede discutir su caso particular con sus colegas, si es necesario.

La mayoría de los pacientes eligen ser tratados con biopuntura debido a que sufren dolores y no toleran el uso de los analgésicos convencionales. Sin embargo, es importante darse cuenta que la biopuntura no puede “eliminar” el dolor como la medicación convencional. El dolor es visto como una “señal” importante de su cuerpo de que algo está funcionando mal. Es similar a una luz roja en el panel de su auto: el objetivo no es sólo “eliminar”, sino también buscar la causa más profunda. Esto significa que si el dolor puede ser aliviado sin prescribir analgésicos, hay una buena razón para concluir que la causa más profunda de ese dolor en particular, ha sido eliminada. Esto significa, sin embargo, que puede requerir unos pocos tratamientos para que realmente usted se sienta mejor. Si su dolor es reciente, puede ser tratado en dos o tres sesiones, pero si el dolor ha estado ahí por meses o años, le puede llevar diez o veinte sesiones.

Incluso, usted puede notar que después del primer tratamiento (especialmente el día después de la inyección), se puede sentir un poco peor. Esto puede ser debido al efecto traumático de la aguja al inyectar sus tejidos blandos, pero en la mayoría de los casos esto sucede porque los procesos de curación han sido activados. Esto es llamado la "fase de reacción". En otras palabras, su organismo está trabajando en la causa del problema y eso puede producir algunas molestias. Pero cuando comprenda que esto significa que la curación real está en camino, estará dispuesto a aceptar esas reacciones mínimas en el comienzo del tratamiento.

La mayoría de los médicos utilizan la Biopuntura para problemas ortopédicos menores. Dolor de cuello y espalda ya han sido mencionados, pero uno también puede tratar ciática, torcedura de tobillo, hombro congelado y tendinitis del tendón de Aquiles usando éstas vacunas naturales. La Biopuntura también puede muy exitosa al tratar lesiones deportivas, codo del tenista, codo del golfista y otras. Nuevamente, se debe decir -especialmente en casos crónicos difíciles- que uno tiene que sufrir una fase difícil donde uno experimenta incluso más dolor que antes del tratamiento.

Esto es especialmente verdadero durante las dos o tres primeras sesiones, hasta que una recuperación gradual de los sistemas de defensas y curación del organismo devuelve las funciones del área a la normalidad. Sólo entonces el dolor mejorará.

Sin embargo, la Biopuntura no es sólo usada para problemas de dolor. Un área del tratamiento que merece reconocimiento, es la de las alergias e inflamaciones. Por ejemplo, uno puede tratar asma, eczema y fiebre de heno.

Incluso pacientes con artritis, bronquitis, cistitis y sinusitis pueden ser tratadas con esta técnica. Cuando un médico está experimentado en la técnica, también puede tratar migraña, osteo-artritis, dolor de cabeza tensional, enfermedad de Crohn, colitis, , neuralgia y otros.

El uso de inyecciones bioterapéuticas es interesante para aquellos pacientes que han tratado con la medicina convencional, pero que no han tenido éxito. O para aquellos que han dejado de tomar la medicación convencional debido a los efectos secundarios. Es una técnica de curación interesante para esos pacientes que quieren evitar una operación (por ejemplo, de ciática o sinusitis). En algunos pacientes puede ser conveniente combinar el enfoque convencional junto con la biopuntura. Mucha gente todavía cree que uno puede detener los tratamientos convencionales al elegir la medicina natural. Esto no es cierto. Cuando usted está siendo tratado con Biopuntura, usted continúa la medicación que ya estaba tomando. En caso de duda, contacte siempre a su médico para recomendación profesional. Cada caso, por supuesto, debería ser tomado en forma individual.

 

¿Cuándo no es apropiada la Biopuntura?

 

Permítanos ser claros sobre esto: la Biopuntura no puede curarlo de cáncer, infarto del miocardio o SIDA. Tampoco es apropiado tratarlo cuando tiene alta presión sanguínea, diabetes, depresión o epilepsia. En algunos casos, la enfermedad es demasiado seria o agresiva y sólo puede ser detenida con medicación convencional o cirugía. Su médico confirmará esto. Cuando ya ha ocurrido un daño serio, es muy tarde para que la Biopuntura revierta el daño y devuelva al organismo su equilibrio. Por ejemplo, una hepatitis viral puede ser tratada con Biopuntura para respaldar los mecanismos de curación del organismo, pero una cirrosis hepática es una fase en la que las células están dañadas más allá y la curación y reparación son imposibles. Lo mismo se aplica para la bronquitis crónica. La Biopuntura puede ayudar mucho aquí, mientras no esté involucrado un enfisema o cáncer de pulmón. Por esto es tan importante tener primero el diagnóstico antes de comenzar con la Biopuntura. Es por ello que usted debe consultar a su médico de cabecera y obtener un consejo de él.

 

Conclusión

 

La Biopuntura es una técnica segura y eficiente en medicina complementaria. Utiliza inyecciones bioterapéuticas para estimular las capacidades de autocuración natural de su organismo. Vale la pena considerar si puede ayudarle con sus problemas de salud personales. Consulte a su médico para mayor información.

 

 

Libro: J. Kersschot: Biopuntura, Una Guia Clinica, Inspiration 2008

cialis black vs cialis